sábado, 20 de octubre de 2012

Safari de Imagenes - Afríca_Parte 1

Amanecer en el Parque Nacional Kruger

Safari significa viajar a Swahili, una de las lenguas más populares en Kenya y Tanzania, los paíse frecuentados por los cazadores de la época colonial, quienes dieron forma a esa aventura tan preciada para los europeos: explorar el continente misterioso y acercarse a esos mamíferos inmensos, hermosos, impresionantes.




Hoy, aún existe la caza con armas de fuego, pero se limita a un pequeño grupo de seres de sangre fría y bolsillo gigante. La gran mayoría no caza con rifles sino con lentes. Igual corre la adrenalina, igual se vive la aventura, igual es una experiencia única.Lo excitante del safari es que los humanos invadimos un territorio prácticamente congelado en el tiempo, donde los animales circulan libremente por amplias extensiones de terreno, mientras los temerosos humano están confinados en pequeños vehículos o alojamientos rodeados de un cerco protector. Nada como una noche en medio del parque, en medio de un silencio precioso interrumpido por una sinfonía de sonidos fascinante. Y si tiene suerte esa armonía será rota abruptamente por un sonido que despierta un terror ancestral: el rugido del león.
Hay dos tipos de destino para safari: los parques nacionales y las reservas privadas. Los primeros son los más populares, porque son enormes y tienen la mayor cantidad y variedad de mamíferos; entre ellos el Kruger National Park es, sin duda, el más famoso.
Las reservas privadas tienen áreas más pequeñas y algunas se encuentran dentro del territorio de un parque nacional, pero están delimitadas por cercos; otras están en terreno propios, con la ventaja de estar generalmente más cerca de las ciudades y de facilitar el encuentro con los animales por tener mayor densidad territorial.Lo importante es que hay opciones para todos y la elección depende del tiempo, las ciudades que se visiten y el presupuesto.
En el Kruger, por ejemplo, un mochilero gastará alrededor de us$20 diarios por el derecho de levantar su carpa en uno de los "rest camps" (albergues del estado); una familia pagará alrededor de us$180 diarios por una cabaña para cuatro, equipada con todo lo necesario para cocinar; y quien no tiene problemas de presupuesto puede optar, por ejemplo, por la reserva de Sabi-Sabi, un lodge 5 estrellas que le recordará películas como "África mía". Allí el servicio viene con todo incluido y el mayor lujo es la suite presidencial (con Land Rover exclusiva), que cuesta us$2,000. Hay que estudiar las posibilidades en Internet y reservar en línea con anticipación.

Dentro del Parque:
Por lo general, hay hoteles fuera del perímetro del parque, donde se puede ingresar durante el día, pero la opción más atractiva es un albergue o lodge dentro del parque.
Los albergues de la red South African National Parks, del Estado, son cómodos y baratos. Los servicios son buenos pero sin lujos, porque la propuesta es vivir una experiencia muy cerca de la naturaleza, ya sea un búngalo, casa rodante o carpa. Tienen baño, agua caliente, restaurante, tienda de souveniers y algunos hasta piscina y zona de juegos, pues en Sudáfrica se viaja mucho en familia. Todos cierran las puertas en la noche y no se permite salir.
Pueden ver la segunda parte haz click aquí
Bon Voyage

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...